Acerca       Archivo

Esas jodidas ganas que tengo

Esas jodidas ganas que tengo de gritar, de cantar a pleno pulmón y de bailar en un salón a oscuras. De sentir las sábanas contra el cuerpo después de una noche de amor. De ver salir el sol con un vaso helado en la mano y retar al viento a acariciarme la piel desnuda ante una ventana abierta. De decir su nombre y doblegar su obediencia.

De romper, de destrozar y de reír hasta llorar. De quedarme sin aliento. De inspirar con toda la fuerza que me permita el ser para volver a doblegarme ante una absurda ocurrencia.

Son esas jodidas ganas que tengo de correr hasta que se acabe el puto camino. De patear las cadenas que un día me ataron y que no me permiten salir. Salir de esta claustrofóbica habitación en la que yo misma me encerré, estúpida de mí. De arrancar la pared de cuajo y volver a gritar. Gritar hasta quedarme sin voz, sin pulmones, y sin jodidas ganas de estremecerme entre colchas demasiado gruesas. De no temblar por las noches al pensar en el mañana. De decir hoy sí que no. Hoy sí que no vas a poder conmigo. Hoy no me vas a pisotear, ni menospreciar, porque hoy me toca a mí.

Joder, hoy me toca a mí bañarme en el mar de noche. Hoy me toca a mí conocer a mis ídolos y abrazar a mis seres queridos. Hoy me toca a mí pasarme la noche en vela observando la silueta de su cuerpo ante el reflejo de la luz. De tatuarme una pausa continuada en el cuerpo. Hoy me toca a mí hacerme valer por aquello que soy y he aprendido.

Porque hoy tengo esas jodidas ganas de decir: Tú no, hoy me toca a mí.

Escrito el 16 de noviembre de 2018

Compartir

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on email
Email
Share on linkedin
LinkedIn

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te puede interesar

#futuro #ficción

#tiempo #microrelato